Menú

Llega el frío a España. Prepárese con una buena estufa de leña

Llega el frío a España. Prepárese con una buena estufa de leña

Etiquetas:
Contenido no etiquetado!

Ha tenido que llegar el último fin de semana de octubre, ya casi en noviembre, y transcurrido más de un mes del otoño, para que “algo” de frío se empiece a sentir en la Península Ibérica.

Los veranos son cada vez más largos y tenemos que acostumbrarnos a este cambio climático cambiando también otros hábitos.  En otras ocasiones os hemos hablado de sistemas de calefacción basados en la leña como los más eficientes, económicos y, por supuesto, decorativos.

Las zonas de España donde los inviernos son más suaves son las que más estufas y chimeneas de leña hay instaladas hay en detrimento de otros sistemas de calefacción como el gasoil o la electricidad; la razón es muy sencilla, no es necesaria una infraestructura de radiadores en toda la casa, el combustible es más barato –la adquisición de leña puede resultar obtenerse hasta sin costes en algunas zonas de España-, y en casas unifamiliares las modernas y eficientes estufas y chimeneas de leña resultan, incluso, un elemento de decoración.

Llega y el frío y el cambio de hora nos da menos horas de sol y más horas en casa, pero con una estufa de leña moderna y eficiente podemos ser capaz de darnos un extra de calor acumulado que permita incluso alcanzar una autonomía de hasta 12 horas tras la última carga de leña. Pero, ¿cómo lo podemos lograr?

Con un buen aprovisionamiento de leña seca –ha sido un verano muy seco… y un otoño más seco todavía- podemos calentar la casa comenzando con una carga de poco más de 2 kilos de leña seguida de otras cuatro cargas más de otros 2 kilos cada 45-50 minutos. Con esa última carga es más que suficiente para mantener la estufa de leña caliente durante toda una noche hasta la siguiente carga la mañana siguiente, con un tiempo total de fuego de 4 horas y un consumo total de leña de poco más de 11 kilos con un gasto de poco más de ¡un euro!

Comienza noviembre y aún está a tiempo de pasarse a la leña, un recurso renovable y neutral con el CO2, un recurso ecológico que no contribuye al efecto invernadero. Además, las modernas estufas de leña incorporan un sistema de combustión limpio que reduce la emisión de partículas en un 90% en comparación con las antiguas estufas de leña.

Ya no le quedan razones para no sentirse bien y relajado en frente del fuego.

Artículos